Posted By jorgeornelas

 

Estas leyes se ejecutan ellas mismas. Están fuera del tiempo, del espacio y no quedan sujetas a las circunstancias. Así,  en el alma del hombre existe una justicia cuyas retribuciones son instantáneas y completas. Quien hace una buena acción se ennoblece instantáneamente. Quien comete una bajeza se rebaja a sí mismo por ella. Quien aleja la impureza, aumenta, con este simple hecho la pureza. Si un hombre es justo de corazón, en esa medida es Dios. La seguridad de Dios, la inmortalidad de Dios, su majestad, penetran en él con la propia justicia.  Si un hombre finge, engaña… se engaña a sí mismo y deja de relacionarse con su propio ser. Siempre se reconoce el carácter. Los robos no enriquecen nunca, las limosnas no empobrecen jamás; el asesinato clamara desde las paredes de piedra. El ingrediente más pequeño de una mentira (por ejemplo, la mancha de la vanidad, cualquier intento de dar buena impresión, una apariencia favorable) viciará instantáneamente el efecto. Pero decid la verdad y todas las cosas  vivas incluso son testimonios, y parece que las raíces del césped se agitan bajo tierra y se mueven para celebrar vuestro testimonio. Porque las cosa provienen del mismo espíritu, que se nombra de diferentes maneras: amor, justicia, templanza, en sus diversas aplicaciones, tal como el océano recibe nombres distintos en las diversas costas que baña…
    Cuando vaga por parajes semejantes, el hombre se priva del poder y de la posible ayuda,« Su ser se reduce, disminuye, se vuelve una mancha, un punto, hasta que la maldad absoluta es la muerte absoluta». La percepción de esta ley despierta en la mente que llamaremos sentimiento religioso y provoca nuestra felicidad más elevada. Su poder para fascinar e imponerse es prodigioso; es el bálsamo del mundo, sublima el cielo y las montañas y es como el canto silencioso de las estrellas. Es la beatitud del hombre partícipe del infinito, y cuando éste dice «debería», cuando el amor le conforta, cuando escoge, advertido por el cielo, la obra grande y buena, penetran en su alma profundas melodías desde el reino supremo.

Ralph Waldo Emerson citado por: James, William, Las variedades de la experiencia religiosa, [Trad. de Catherine Seelig], Editorial Lectorum, México, 2005, pp. 36,37.

dada


 

 

 
Google

User Profile
jorgeornelas
jorgeornelas...
Cuautla More...

 
Category
 
Recent Entries
 
Archives
 
Links
 
Visitors

You have 517508 hits.

 
Latest Comments

No Latest Comments at this time.

 
Navigation