Posted By jorgeornelas

Cuando un ciego se despedía de su amigo, éste le dio una lámpara. 
“Yo no preciso de la lámpara, pues para mí, claridad u oscuridad no tienen diferencia” -dijo el ciego.
“Conozco al respecto, pero si no la lleva, tal vez otras personas tropiecen con usted” -dijo su amigo.
-"Está bien"
Luego de caminar en la oscuridad tropezó con otra persona….
-“¡Huy!”-dijo el ciego.
-“¡Hay!” -dijo la persona chocada por el ciego en la oscuridad.
-“¿Usted no vio esta lámpara?” -dijo enojado el ciego.
-“¡Amigo! Su lámpara estaba apagada”
Cuento Zen.

Bielva, Adriana y Zavaleta Igor, Culto Zen, EDIMAT Libros, Madrid, 2005, 192 pp.

 

asdsa
 


 
0 Comment(s):
No Comments are found for this entry.
Add a new comment using the form below.

 
Leave a Comment:
Name: * Email: *
Home Page URL:
Comment: *
   char left.

re-generate
Enter the text shown in the image on the left: *
 Remember Me?
* fields are requried
    


 
Google

User Profile
jorgeornelas
jorgeornelas...
Cuautla More...

 
Category
 
Recent Entries
 
Archives
 
Links
 
Visitors

You have 582167 hits.

 
Latest Comments

No Latest Comments at this time.

 
Navigation